Leyendas de Sochi

Sobre cada ciudad del mundo se puede contar algo misterioso e increíble. La ciudad de Sochi no es la excepción. En este articulo nos gustaría contar unas leyendas más conocidas y famosas sobre la ciudad y sus alrededores.

Las leyendas siempre rodean a las montañas. Y Sochi es un ejemplo ideal. Todo el mundo sin duda conoce la leyenda sobre Prometeo, el héroe cual trajo el fuego a la gente, pero fue torturado por este acto. Pero hay poca gente sabe que su castigo fue cumplido exactamente en las montañas de Sochi. En las Rocas de las Äguilas se puede encontrar un monumento que cuenta sobre esta misteriosa historia.

Esta leyenda se la contamos a continuación.
Había una vez una bella chica, Agura, que tuvo pena por el Prometeo, no podía soportar sus gritos y ahuyentó a las águilas, las cuales comían el hígado de Prometeo. El rey de las águilas se puso muy furioso y dio la orden de lanzar a la chica rocas abajo. La sangre se derramó y se convirtió en un río. El precioso río “Agura” corre por el territorio de Sochi, y las cascadas de Agura también son uno de los lugares importantes para visitar en Sochi.

También existe una leyenda sobre el agua bendita.

Hay un fuente del agua bendita que se llama Matsesta. Según la leyenda había una chica preciosa que se llamaba Matsesta, ella deseaba curar a sus padres y fue a hablar con el espíritu de las montañas. Ella le convenció regalar a la gente una fuente de agua bendita. En los días presentes Matsesta es un centro de salud, donde llega cada año mucha gente para curarse.


La siguiente historia también forma parte de las leyendas y mitos interesantes. Habla sobre la famosa dacha Verde de Stalin. Este edificio fue construido para el líder justo después de la muerte de su esposa Nadezda Allilueva.

A Stalin siempre le gustó la ciudad de Sochi, y dicen, que sólo en la dacha Verde él podía encontrar la tranquilidad. Después de la muerte de Stalin su dacha estuvo abandonada durante mucho tiempo, todavía su destino no es claro: o es un museo, o es un lugar donde organizan las fiestas privadas para la gente poderosa. Pero podría estar el fantasma de Stalin en Sochi, todos en esta ciudad lo piensan. Alguien lo escuchó caminando, otros dicen que lo vieron sentado y fumado cerca de la chimenea.

La leyenda de la aparición de dolmen

Un dolmen, que en bretón quiere decir ‘mesa grande de piedra’, es una construcción megalítica consistente, generalmente, en varias losas (ortostatos) clavadas en la tierra en posición vertical y una o más losas, a modo de cubierta, apoyadas sobre ellas en posición horizontal. El conjunto conforma una cámara y está rodeado en muchos casos por un montón de tierra de sujeción o piedras que cubren en parte las losas verticales, formando una colina artificial o túmulo, distinguible como marca funeraria. (Wikipedia)

Los dolmenes consideraban como las estructuras sagradas, los protegían y respetaban. Cuando en el siglo pasado los cosacos vinieron aquí, éstas rocas empiezan a llamar “cabañas de Hércules”, o “cabañas del diablo”.

Los montañeses los llamaban “las casas de enanos”  (“ispun” local)

Los europeos cuales vinieron al Cáucaso escribieron muchas leyendas, donde contaban como los gigantes construyeron las casas a los enanos.

***

Hace muchos muchos siglos en estas tierras ricas, cubiertas por los bosques infranqueables habitaban sólo dos tribus. La tribu de los pequeños enanos y la tribu de los grandes, enormes gigantes. Los grandes vivían el los valles de los ríos y se dedicaban a cazar, los pequeños vivían muy alto en las montañas, en las cuevas: frías y oscuras, y se dedicaban a hacer magia.

Los pequeños eran muy listos y astutos. Los grandes por el contrario eran no muy inteligentes aunque tenían una fuerza enorme. Durante mucho tiempo ambas tribus no se conocían el uno al otro, pero una vez los enanos encontraron los gigantes jugando con las rocas de las montañas y en los arboles, y decidieron obligar a los gigantes a servirles. Con trucos mágicos los enanos ordenaron construir para ellos las casas cómodas y apropiadas. Y los gigantes sin duda fueron a hacerlo todo. Ellos construyeron casas bajitas con una ventana redonda al rededor de todas las montañas.

Desde aquellos tiempos las casas bajitas se puede encontrar en cualquier parte de este territorio, a pesar de que los enanos y gigantes no existen ya en esas tierras.

Traducido por Natalia Marchenko

Deje su comentario sin registrarse

Su dirección de correo no será publicada. Required fields are marked *