El Zoológico de Perm

El zoológico de Perm empezó siendo un pequeño rincón de naturaleza, ubicado dentro de un museo. A pesar de contar con una pequeña colección de animales salvajes y unas cuantas docenas de artículos, el número de visitantes llegó a seis mil personas por mes, aproximadamente.

En 1933, el zoológico se separó del museo y trabajó, inclusive, durante la guerra, a pesar de todas las dificultades existentes en aquel entonces, aunque prácticamente como un zoológico móvil. En el 2001, este recinto natural fue reconocido y renombrado oficialmente en la ciudad. Actualmente cuenta con una superficie de dos acres de tierra, albergando a un total aproximado de 2.760 animales.

El territorio del zoológico se divide en complejos y áreas temáticas. El más antiguo de estos es conocido como el “Ladrón de cajas fuertes”. Aquí habita un sobreviviente honorífico del zoológico, el cual es una hembra de oso pardo llamada Berta, que hasta el 2014 llevaba cumplidos unos 41 años de edad. Actualmente, el “Ladrón de cajas fuertes” continúa viviendo con éxito, lista para competir, en atractivo turístico, con los osos polares, y encontrándose ubicada dentro de un pequeño recinto artificial, rodeado con una piscina al aire libre.

La familia de los felinos habita en un complejo, especialmente diseñado y equipado con mantenimiento durante todo el año. Los leones, tigres y leopardos viven en casetas de madera, bien acondicionadas y que les permite salir al exterior, incluso derante la estación fría. Los huéspedes se deleitan mucho en el zoológico de Perm. El orgullo de este recinto son los tigres de lvyatnika.

El verdadero placer de ver en el zoológico es el pecualiar comportamiento que caracteriza a los ungulados. Por ello, las jaulas están acondicoonadas con rocas artificiales construidas para que los animales puedan sentirse en su hábitat natural, y así los visitantes puedan admirar su gracia y elegancia.

Los animales exóticos, como los monos y los pájaros tropicales, se encuentran ubicados en pabellones especiales. Por desgracia, debido a la falta de condiciones de temperatura, apropiadas para la adpatación de estos, la variedad de su colección es bastante limitada.

En el zoológico de Perm se reproducen con éxito varias especies de animales en situación vulnerable, tales como el tigre siberiano, el leopardo de las nieves y el oso polar. De las 425 especies de animales que alberga el zoológico, 198 se encunetran dentro del “Libro Rojo”. El personal del zoológico participa con cierta frecuencia en programas internacionales para la conservación de animales en vías y en peligro de extinción, al igual que en el marco de la educación ambiental, durante las fiestas y celebraciones en el zoológico de Perm, llevadas a cabo cada año.

Especialmente para los niños a quienes les gusta tocar y alimentar a los animales, el zoológico ha acondicionado un lugar especial. Los pequeños visitantes podrán así interactuar con los “habitantes”-inofensivos-del zoológico, sin barreras o cualquier otra superficie que les impida llevar a cabo ello.

Se menciona además que el área de reconstrucción original es el pabellón de aves, donde se pueden apreciar una extensa colección de pájaros cantores, proveniente de los bosques urales.

Deje su comentario sin registrarse

Su dirección de correo no será publicada. Required fields are marked *